Cuentos, cuentos y más cuentos, para colgarlos para robarlos, para que rueden, para que rueden...

Si quieres compartir un cuento sólo envíalo a: brismuqui@gmail.com

20/4/09

TESTIMONIO

¿Por qué los cuentos?

Hace ya más de cuantro años que entré al mundo de los cuentos. Narrar siempre ha sido para mí algo muy especial y divertido, pero en el último año se ha convertido en algo que me motiva y me impone nuevos retos. Por mis viajes dentro y fuera del país, y por testimonio de otros narradores, sé que hay miles de historias que se cuentan por ahí o que ya no se cuentan más; historias que todavía no conocemos y que desaparecerán si nadie decide desenterrarlas y salvarlas del olvido.

Justamente los cuentos populares, esos que no tienen autor y que existen gracias al boca a boca, son los que más llaman mi atención. Desde chica escuche con emoción las historias de fantasmas que mi tía me contaba cuando viajábamos Ica. Recuerdo mi fascinación y horror, y recuerdo también las historias al más mínimo detalle porque definitivamente, éstas no se han borrado de mi memoria.

Creo infinitamente que nuestro país vive una crisis de identidad, pienso que conocemos poco de nosotros mismos y por ende nos cuesta aceptarnos diversos y valorarnos como un país multicultural. Nada mejor que los cuentos para romper las distancias, curar las heridas y mirar con nuevos ojos nuestra historia y toda su sabiduría ignorada u olvidada.

14/4/09

"Una bala en la pierna" por Janice Norero.


Una vez me cayó una bala en la pierna. La bala había llegado a mi pierna de muy lejos, de algún disparo furtivo. El dolor de una bala es distinto a todos los dolores, este es más intenso y diría yo, caliente, es como si la pólvora siguiera ardiendo en la piel y en el hueso. La caminata de regreso a casa con la bala en la pierna fue de seguro más penoso que el momento del disparo. Créanme.
Se extrajo la bala. Una buena mujer vecina que era enfermera me socorrió en seguida y con buenas maneras y, hasta con un poco de pan, me salvo del abandono con la pierna herida. Aquí no acaba la cosa.

Hoy en la mañana sucedió un hecho terrible e increíble. Hoy mismo cuando estaba comprando en Maciz´s, una mujer se me plantó en frente con una pistola en la mano, apuntándome. La reconocí. Había cambiado el color de su pelo. La ahora rubia, era la novia de mi ex. -"La tipa del cerebro lleno de chizitos", pensé mientras se me tensaban absolutamente todos los músculos del cuerpo...
Intenté correr pero al lado mío estaba mi suegra, que me acompañó esta mañana a elegir mi vestido de novia. Me tropecé con la vieja estúpida de mierda y, por culpa del "diseño tubo"´del vestido, caí en la alfombra justo en el momento que sonó el disparo.

Cabeza de chizitos tenía buena puntería, una puntería celosa.

-"Felizmente fue en la otra pierna", me dijo la vecina. Yo no quiero que nadie que no sea mi vecina enfermera se acerque a mi herida. Después de todo era cierto que había estado con mi ex semanas atrás en un hotel cerca a mi casa. Nunca más ocurrió. No valía la pena.

Ahora sólo falta esperar que esta nueva herida sane. Porque si sanó la otra, esta no tiene ser peor.

La próxima vez Chizitos, pon cuidado de no herir ninguna pierna, tampoco te pido un brazo mucho menos la cabeza, no. La próxima vez que me dispares, hazlo al corazón.

FIN.

5/4/09

DESPACITO AL OÍDO...: La boca del sapo - Jennifer Boni

DESPACITO AL OÍDO...: La boca del sapo - Jennifer Boni

La boca del sapo - Jennifer Boni

video

RUNA MULA - de Cucha del Águila

En una calle de Santa Teresa (Río de Janeiro) me la encontré. LORENA BEST

Dicen que la mujer que seduce y hace el amor con curas, hombres casados, el esposo de su mejor amiga y hasta su hermano está maldita.
En las noches de luna llena se transforma en centauro hembra, en Runa Mula , mitad mujer y mitad caballo.

Esas noches la Runa Mula sale a cabalgar frenética y el demonio la galopa y la azota.

Mientras tanto los hombres y mujer despechados la acechan y la esperan escondidos.
Cuando ella pasa galopando, la golpean con ramas y garrotes.
Al día siguiente, amanece adolorida y con heridas.
Ella no sabe por qué. La gente sí.

Pero lo que la gente no sabe, es que la Runa Mula,
en las noches de luna llena, salta
y con sus mismas manos arranca la luna. La verdadera luna.
Y luego la pasea por los cinco rincones de la tierra,
Porque hay lugares sin luz ni luna, ella...les presta la suya.

La gente tampoco sabe,
que en las noches de luna llena,
ella vestida de novia se va hasta el embarcadero.
Allí, donde arriban y desde donde parten todas las canoas a surcar los caminos de la vida.
Allí, vestida de novia, ella espera al dueño de aquella canoa que le hará cruzar a la otra orilla.

La gente maldice a la Runa Mula.
Ella no se sabe Runa Mula.

Ella se sabe amante, poeta, soñadora, compañera eterna de los que transitan los senderos infinitos del amor.

Los relatos de la Runamula hablan siempre de transgresión y castigo. Las abuelas, las tías, las primas hablaban siempre de ella. Muchos hombres hoy, sueñan con encontrarla. La mujer de la Selva, el mito, el fantasma de los que visitan esas tierras donde se habla cantando y también bailando. Texto que nació con la música de Tavo Castillo y los cuadros de Gino Ceccarelli : homenaje y redención para las Runas Mulas.